Prohibido. Enrique Pérez Balsa

.
Prohibido
Enrique Pérez Balsa
Prohibido. Enrique Pérez Balsa

Colección NARRATIVA nº 105
ISBN: 978-84-17433-42-0 • 136 páginas • PVP: 14,00 €


<<<COMPRAR>>>


INFORMACIÓN DEL LIBRO:
Al observar la brutal escena del delito, ni el inspector Jorge Caballero ni su compañero, García, tienen muy claro si se trata de un crimen pasional o de un ajuste de cuentas mafioso. La identidad de la víctima, un acaudalado y maduro hombre de negocios de ideas ultraconservadoras, no ofrece ninguna pista coherente. A lo largo de sus pesquisas, Caballero, padre divorciado orgulloso de sus sanos y exitosos hijos, se sumerge en un submundo de prostitución gay y vicios inconfesables desconocido para él, aunque finalmente le será familiar porque, como él mismo dice, todos tenemos nuestros “dos lados de la moneda”. Al mismo tiempo nos muestra descarnadamente el martirio de sus conflictos personales, ya sean causados por su adicción al alcohol y las drogas, o por su adicción al amor, al odio, a la amistad o al deseo. No es difícil sentirse identificado, porque ¿quién no ha sufrido en algún momento por cualquiera de esas causas, empecinado en agarrarse a esos espinosos alambres por mucho que le duela? Prohibir es poner límites. De eso trata esta novela: de las fronteras de nuestra geografía emocional y moral. De cómo las bajas pasiones nos empujan a superar sin descanso las hirientes concertinas instaladas desde hace milenios en la arquitectura ideológica de una civilización enferma y sin remedio; una civilización que parece buscar la inevitable autodestrucción. Tras el éxito de su anterior libro, El edén de las manitas de cerdo, Enrique Pérez Balsa vuelve al mundo de la prostitución masculina, las personas con una doble vida, y los entornos más sombríos de las ciudades modernas. “Pérez Balsa nos traslada a situaciones descarnadas y en el momento más crudo nos lleva a la risa, a la carcajada, porque todo lo humano es risible”. (Carlos Augusto Casas). “Enrique Pérez Balsa es el hijo punk de Bukowski y de Tom Sharpe”. (Miguel Ángel de Rus).


Enrique Pérez Balsa
Enrique Pérez Balsa

(Madrid, 1968). Diseñador gráfico, ilustrador, músico, escritor... Ha sido director de arte en revistas como “Escenarios, el mundo del espectáculo”; “Estilo y moda” o el periódico “Más Getafe”, en la actualidad compagina sus creaciones para empresas como Warner, Sony Music, BaByliss, etc. con la literatura. Se presentó como autor con la novela El edén de las manitas de cerdo, obra con la que ganó el Premio Wilkie Collins de Novela Negra y logró el reconocimiento de la crítica. Autor de relatos caracterizados, igual que esta obra, por utilizar un lenguaje directo, sencillo e impactante, en los que se sirve de un humor ácido para revelar, a través de unas tramas con giros inesperados, las tragedias que sobrevienen a los personajes. Ha participado en las antologías de relatos de M.A.R. Editor: Historias del románico, Sexo robótico y 2120 y en la antología de Ediciones Irreverentes: Cuentos del coronavirus. Habitualmente participa con la lectura de sus relatos en el programa de Radio Nacional de España "Sexto Continente". Prohibido es su segunda novela en M.A.R. Editor.


Enrique Pérez Balsa

Prohibido trata de cómo las bajas pasiones nos conducen a una espiral de autodestrucción

Enrique Pérez Balsa


Pregunta.- Después de ganar el Premio Wilkie Collins, ¿Cómo te enfrentas a la nueva novela?
R.- Preocupado, con El edén de las manitas de cerdo tuve muchas y muy buenas críticas y fui muy bien acogido en grandes festivales de novela negra. El listón está muy alto y estoy más nervioso con Prohibido que con la primera. Es el momento en que el público te afianza como escritor o como intruso.

P.- Prohibido es la continuación? La gente es lo que está esperando.
R.- Lo sé, pero ya se las hice pasar canutas al personaje y creo que se merece descansar, además creo que seguir con él sería más de lo mismo y me apetecía contar una historia distinta. Y aunque sigue teniendo el humor que caracteriza a mis escritos, es más seria.

P.- ¿Más seria en qué sentido? Porque la trama de “El edén” aunque contada con mucho humor escondía un entorno realmente turbio.
R.- Prohibir es poner límites. De eso trata esta novela: de las fronteras emocionales y morales. De cómo las bajas pasiones nos conducen a una espiral de autodestrucción. Al mismo tiempo nos muestra descarnadamente el martirio de los conflictos personales del protagonista, ya sean causados por su adicción al alcohol y las drogas, o por su adicción al amor, al odio, a la amistad o al deseo. No es difícil sentirse identificado, porque ¿quién no ha sufrido en algún momento por cualquiera de esas causas, empecinado en agarrarse a esos espinosos alambres por mucho que le duela?

P.- Cuéntanos algo de la historia.
R.- El asesinato especialmente cruento de un acaudalado y maduro hombre de negocios de ideas ultraconservadoras, hacen pensar al inspector Caballero y a su compañero García que puede ser un crimen pasional o un ajuste de cuentas mafioso. Las pesquisas les llevan a adentrarse en un laberinto de perversidad cada vez más oscuro en un submundo de prostitución gay y vicios inconfesables. La novela, narrada con un ritmo vertiginoso no da paso a florituras, los giros son inesperados y sus párrafos parecen ser planos de una película, donde nuestro antihéroe lucha incansablemente en la búsqueda de la verdad, una verdad que resulta casi imposible encontrar. Todos mienten. Nadie dice nunca la verdad, todos ocultan algo.

P. Vuelves a tocar el tema de la prostitución masculina. ¿A qué es debida esa obsesión?
R.- El mundo de la prostitución es un buen caldo de cultivo para una novela negra, y el que me base en que sea masculina quizás sea porque es más desconocida para el público. Todos conocemos por cientos de novelas, películas y series el escabroso mundo de la trata de mujeres. En el “Edén” mostraba la prostitución masculina pero en un entorno heterosexual (o eso creía nuestro infeliz protagonista), en “Prohibido” la prostitución es homosexual.

P.- ¿Cómo es el protagonista?
R.- El inspector Caballero se podría definir como un reflejo de los detectives que aparecían en las novelas de Hard Boiled en 1920: es pesimista, cínico de una sociedad corrupta, irónico y a veces se toma la justicia por su mano, pero hay una diferencia descomunal con Philip Marlowe o Sam Spade; ellos no habían pasado por un centro de desintoxicación, ni se habían divorciado, y ni mucho menos, tenían hijos.

P.- ¿Qué planes tienes para presentarla?
R.- Este año está más complicado, no voy a poder tener las presentaciones multitudinarias a las que estoy acostumbrado —risas—. Aún así, intentaré hacer actos en librerías, y por supuesto acudiré a todas las ferias a las que pueda. En cuando a festivales, puedo confirmarte la Semana Negra de Gijón, que es donde se hará la presentación oficial, de mano de Alejandro M. Gallo y Tenerife Noir, en los que tengo el honor de haber sido invitado. En el festival atlántico mi presentador será otro gran novelista negro, Javier Hernández Velázquez. Mi presentador en librerías será Paco Gómez Escribano, tres primeras espadas, como se puede ver. La maquinaria se ha puesto en marcha.



Vídeo

• Presentación del libro Prohibido, de Enrique Pérez Balsa





 

© M.A.R. Editor. 2012 • CONTACTO