Ya no quedan junglas adonde regresar. Carlos Augusto Casas. Obra ganadora del VI Premio Wilkie Collins de Novela Negra

.
Ya no quedan junglas adonde regresar
Carlos Augusto Casas
Ya no quedan junglas adonde regresar. Carlos Augusto Casas

Colección NARRATIVA nº 53
ISBN: 978-84-946123-4-3 • 198 páginas. PVP 15 €
Ilustración de cubierta: Murray Kimber
Prólogo: JULIÁN IBÁÑEZ

<<<COMPRAR>>>

<<<Descargar PDF primer capítulo>>>

INFORMACIÓN DEL LIBRO:

Ganador del VI Premio Wilkie Collins de Novela Negra.

Escrita con un estilo directo, en el que priman los diálogos y los sorprendentes giros argumentales, Ya no hay junglas adonde regresar rompe los esquemas establecidos dentro del género negro gracias a una trama ajena a convencionalismos, unos personajes originales y profundos —completamente alejados de los clichés—, y un ritmo trepidante que atrapa al lector.

Una historia que reposa en tres ejes: el amor, la violencia y la venganza. Un viejo apodado «El Gentleman» espera semana tras semana la llegada del jueves. Es el día en el que verá a Olga, una joven prostituta que despliega sus encantos de saldo en la calle Montera. Pero al viejo no le interesa el sexo.

Durante el tiempo que pasan juntos, ambos abandonan las pequeñas mezquindades de sus respectivas vidas para convertirse en otra mujer y otro hombre. Irreales y hermosos, como los sueños. Un día Olga es brutalmente asesinada. Cuatro abogados son los sospechosos de haber cometido el crimen y el viejo decide que ya está harto de que la vida le arrebate todo lo que ama. Ya no le queda nada, sólo la venganza. Comienza a hacer planes para matarlos uno por uno. El hombre más peligroso es aquel que no tiene nada que perder… porque ya lo ha perdido todo.


El autor: Carlos Augusto CasasCarlos Augusto Casas

(Madrid, 1971)
Escritor y periodista. Comenzó su carrera en Diario 16, alternando su trabajo en prensa con otros empleos como repartidor de publicidad, ferrallista o realizando el control de calidad de una compañía aérea haciéndose pasar por un pasajero común.

Después de pasar por la agencia EFE y varios medios locales, ejerció como periodista de investigación para TVE, Antena3, Cuatro y Telecinco. Actualmente compagina el periodismo con la dirección de la colección de novela negra y policiaca Estrella Negra, de la Editorial Cuadernos del Laberinto.

Ha participado en numerosas antologías de relatos de género negro en Ediciones Irreverentes y M.A.R. Editor. Con uno de estos relatos, El Bar de los asesinos, dedicado a Lisboa, obtuvo el XIV Premio Internacional de Relato Sexto Continente, organizado por Radio Exterior de España.


Luis Alberto de Cuenca recomienda "Ya no quedan junglas adonde regresar" en RNE


Carlos Augusto Casas, premio Wilkie Collins 2017 de novela negra. En Mirame TV



Entrevista a Carlos Augusto Casas, ganador de la VI edición del Premio Wilkie Collins de novela negra
La calle Montera es la frontera entre dos mundos, donde se mezclan aquellos a los que en el juego de la vida, al arrojar la moneda al aire les salió cara; y a los que les toco la cruz.

Pregunta.- Primera novela y primer premio.
Sí, muy sorprendido y muy orgulloso. El premio, aparte de para verme mucho más interesante en el espejo, sirve para mitigar las dudas del escritor principiante y para amenazar irreversiblemente con nuevas novelas. Este reconocimiento ha despertado al monstruo que llevaba mucho tiempo dormido dentro de mí. Y no se sí eso es algo bueno.

P.- M.A.R. Editor presentará tu novela en Tenerife Noir, donde el director del Festival te entregará el premio Wilkie Collins. Qué supone ser la estrella principal del Festival Atlántico de Género Negro, tan volcado a tres continentes.
R.- Un honor. Que mi primera novela sea premiada y que el galardón me sea entregado en uno de los festivales más importantes del género negro supone un sueño hecho realidad y un gran empuje para mi carrera. Y más teniendo en cuenta que Canarias ha dado uno de los clásicos en castellano más importantes dentro de la novela negra como es Harraga, de Antonio Lozano. Va a ser una experiencia inolvidable y un auténtico privilegio formar parte de Tenerife Noir.

P.- ¿Cómo surge la idea de “Ya no hay junglas adonde regresar”?
R.- Trabajé durante un tiempo en la Gran Vía y eso me obligaba a pasar diariamente por la calle Montera. Como periodista de investigación había realizado varios reportajes sobre la prostitución en esta calle de Madrid. Pero, al verlo todos los días, lo que más me sobrecogía era la indiferencia de las miles y miles de personas que pasan por allí. Incluido yo. Todo el mundo sabe que son esclavas sexuales, todo el mundo sabe que son agredidas, violadas, secuestradas y sin embargo pasas a su lado como si nada. Si no las miras es como si no existieran. Supongo que la gente está demasiado ocupada haciendo compras en el Primark o disfrutando de un saludable menú en el McDonal´s. La calle Montera es la frontera entre dos mundos, donde se mezclan aquellos a los que en el juego de la vida, al arrojar la moneda al aire les salió cara; y a los que les toco la cruz. Por eso es uno de los pocos lugares donde se puede comprobar cómo la gente que llamamos “normal” muestra su impasibilidad ante la injusticia más palmaria un día y otro día y otro día. Otro fenómeno que también se puede apreciar en Montera es la tipología de los clientes de las prostitutas. En su gran mayoría se trata de hombres de una edad comprendida entre los 60 y los 80 años que lo único que buscan es alejarse de su soledad. Pagan por poder hablar con una mujer, por ser escuchados, por volver a sentirse vivos. Dejar de ser, aunque sea por una hora, un montón de recuerdos encerrados en un cuerpo que se deteriora mientras espera a la muerte frente al televisor. De todo esto nació la novela.

P.-¿Entonces “Ya no hay junglas adonde regresar” es una novela de denuncia social?

R.-Toda novela negra es, en cierta medida, una novela de denuncia. Pero esa no es la idea última de la novela. En realidad se trata de tres historias de amor, un amor poco convencional, que se cruzan por la sed de venganza y la violencia que esta arrastra.

P.-Antes hablaba de su experiencia como periodista de investigación. ¿Hay mucha influencia de esa etapa en el libro?
R.- Me ha servido para dar verosimilitud a algunos ambientes, a algunas escenas. A dotarlas de credibilidad. De las pocas cosas buenas que tiene el periodismo, actualmente, es que te permite conocer de primera mano cómo funcionan los proxenetas de Colonia Marconi y dónde se hacen los zapatos a medida los principales empresarios de Madrid. Y eso, para un escritor es oro. Pero mi novela es ficción. No tiene vocación de reportaje.

P.- ¿Cuánto tiempo ha tardado en escribirla?
R.- En escribirla, si lo entendemos como sentarme a teclear, unos dos meses. En crear toda la historia en mi cabeza, dos años..

P.- ¿Hasta que no tiene toda la obra pensada no se pone a escribir?
R.- Efectivamente. Sé que hay otros escritores que se dejan llevar por los personajes y a medida que avanzan la historia se va desarrollando. Yo no soy así. Necesito tenerlo todo en la cabeza antes de sentarme ante el ordenador. Me da seguridad saber adónde me dirijo.

P.-Me gustaría preguntarle por los autores que le han influenciado. En la novela deja claro, al menos, un nombre, porque hay un homenaje a Julián Ibáñez.
R.- Para mí es el mejor escritor de novela negra de España sin ningún género de dudas. Podría pasarme horas hablando de los méritos de sus novelas. Pero si tuviera que destacar algo de su obra es que ha conseguido eso tan difícil de tener un estilo propio. Sólo con leer dos páginas sabes que han sido escritas por Julián Ibáñez. Y eso únicamente lo logran los grandes.

P.-¿Algún otro?
R.- Aparte de los obvios, Chadler, Hammet, Higgins, Block, Westlake, McBain, Ellroy, David Peace, Richar Price y podía seguir todo el día. De los españoles, a parte de Ibáñez, Carlos Pérez Merinero, José Luís Muñoz, Andreu Martín, Zanón, Paco Escribano, David Panadero, Ángela Martín del Burgo, Pablo García Naranjo, Juan Ramón Biedma y un formidable autor de Thriller que se llama Daniel Pérez Morales.

P.- ¿Habrá continuación de “Ya no hay junglas adonde regresar”?

R.-No, es una historia que comienza y termina en este libro.

P.- Pero sí habrá una nueva novela.
R.- Por supuesto, después de darme el premio, ustedes lo han querido.



Prólogo (Por Julián Ibáñez)

Te toca sacar al caniche. Es un día soleado de primavera. Vais a un bonito prado con margaritas y le tiras la pelota, ni demasiado lejos que no la vea, ni demasiado cerca para que no se enfade. No le das respiro, cuando viene meneando el rabo con la pelota entre los dientes, le arrojas la otra pelota. Y así media mañana. Juegas con él y los dos os los pasáis en grande. Sacas del bolsillo un hueso, un bonito y sabroso hueso de cordero, se lo tiras, lo suficientemente lejos para que le cueste encontrarlo, pero tampoco demasiado cerca para que no se enfade. Lo encuentra, lo tritura y se lo traga. Luego se echa la siesta.

Seguro que ya sabéis de qué os estoy hablando: de la novela enigma. Es un juego. El autor arroja carnada al lector que la va devorando moviendo el rabo. Hasta el festín final.

Pero resulta que has soñado que eres un tío duro, o una tía dura. Has soñado que es un día de febrero, uno de esos tristes y ventosos días de febrero, y sacas al pit bull a que le dé el aire. Ya en la calle, el chucho matón corre a olisquear todo aquello que se mueve, especialmente le atraen las entrepiernas. Ellos huyen despavoridos, ellas se hacen las remolonas; dos o tres tipos duros le arrean una patada en las costillas. Al final no hay hueso ni nada. Regresas a casa y dejas al pit bull al pie de la escalera, incapaz de subir porque le duelen todos los huesos.

Os estoy hablando de la novela hard boiled. ¿Estamos?

Carlos, que lo ha leído casi todo, toca los dos palos, y alguno más. Como Connelly, ese tipo de Los Ángeles (Bosch, cruce de caniche y pit bull), o Mankell, el de Suecia (por Walander, el rigor de las desdichas). Aunque me huelo que le va más lo muy hervido, y, si no, atended: esa inspectora que empina el codo (a morro), que no tiene a su cargo un padre con Alzhéimer, a la que se le escapa el marido y, mientras espera su regreso, sueña que se cepilla a todos los colegas de la oficina. Se merece una novela, para ella sola.

Los estudiosos dicen que la producción de novela negra es abrumadora. Y que nos encontramos con demasiados personajes repes, demasiadas tramas de andar por casa, demasiados adjetivos y adverbios. Por eso se agradece, como en esta novela, un sicario guaperas encargado de hacer la colada familiar.

El autor, un voyeur peripatético por la calle Montera (un pellizco de China en el centro de Madrid), habla de lo que conoce, y de eso se trata, no de rajar de oídas. Y, de paso, hay que esmerarse en ser entretenido, sin recurrir al truco de ir tirando al lector de la nariz hasta descubrir quién es el malo. Y unos giros del argumento que el lector se olvide de comer, cenar y arropar a la parienta, o pariente, hasta que, babeante, llega al final.

Febrero, 2017



"Ya no quedan junglas adonde regresar", de Carlos Augusto Casas en Radio USAL


Entrevista a Carlos Augusto Casas en Radio Cut



Noticias relacionadas:

• "Ya no hay Junglas adonde regresar", de Carlos Augusto Casas, premio Wilkie Collins de Novela Negra. Entrevista con el autor. Por El taxista asesino.

• Carlos Augusto Casas, ganador del Wilkie Collins:la crítica social es la esencia de la novela negra. Por La Vanguardia

• "Aquí late el corazón de un periodista. Por El Día.es

• Carlos Augusto Casas recibe el Premio Wilkie Collins de Novela Negra (M.A.R. Editor) en Tenerife Noir; por El Taxista asesino

• Carlos Augusto Casas recibe el Premio Wilkie Collins de Novela Negra (M.A.R. Editor) en Tenerife Noir. Por RNE Sexto Continente

• Carlos Augusto Casas recibe el Premio Wilkie Collins de Novela Negra (M.A.R. Editor) en Tenerife Noir. Por MAR Editor

• Carlos Augusto Casas recibe el Premio Wilkie Collins de Novela Negra (M.A.R. Editor) en Tenerife Noir. Por Relato Hispanoamericano

• Carlos Augusto Casas: “Estoy completamente imposibilitado para escribir algo que no sea negro”. Por El taxista asesino

• Carlos Augusto Casas: “Estoy completamente imposibilitado para escribir algo que no sea negro. Por MAR Editor

• Carlos Augusto Casas: “Estoy completamente imposibilitado para escribir algo que no sea negro. Por Relato Hispanoamericano

• "M.A.R. Editor en TENERIFE NOIR 2017 Por Periódico Irreverentes

• M.A.R. Editor en Tenerife Noir 2017. Por MAR Editor

• M.A.R. Editor en Tenerife Noir 2017. Por El taxista asesino

• M.A.R. Editor en Tenerife Noir 2017. Por Relato Hispanoamericano

• M.A.R. Editor en Tenerife Noir 2017. Por RNE Sexto Continente

• Tenerife Noir: Autores y editores apuestan por la creación de un mercado que consolide el género negro; por Relato Hispanoamericano

• Tenerife Noir: Autores y editores apuestan por la creación de un mercado que consolide el género negro; por Mar Editor

• Tenerife Noir: Autores y editores apuestan por la creación de un mercado que consolide el género negro; por El Taxista asesino

• Autores y editores apuestan por crear un mercado que consolide el género negro; por La Opinión

• Tenerife Noir: Autores y editores apuestan por la creación de un mercado que consolide el género negro; por Sexto Continente

• Entrevista a Carlos Augsuto Casas en Radio Cut



Presentación de la novela negra Ya no quedan junglas adonde regresar, de Carlos Augusto Casas


Álbum de fotos del "Tenerife Noir 2017"



 

© M.A.R. Editor. 2012 • CONTACTO